Cómo limpiar correctamente una barbacoa de hierro fundido

Cómo Limpiar Correctamente Una Barbacoa de Hierro Fundido

El hierro fundido es un material muy delicado al tratarlo, especialmente a la hora de limpiarlo. Por ello, si tienes una parrilla de hierro fundido, es mejor que le hagas una limpieza adecuada de vez en cuando, para evitar que se estropee. En este artículo te explicamos detalladamente cómo limpiar una barbacoa de hierro fundido, ¡toma nota!.

¿Cada cuánto debes limpiar tu barbacoa de hierro fundido?

A una barbacoa que haya sido diseñada con hierro fundido hay que hacerle dos tipos de limpieza: la de después de cada uso y una bianual.

 

La primera es para evitar que la grasa y los restos de los alimentos se queden pegados tras haber cocina. La segunda, para evitar que se deteriore por los cambios climáticos en el ambiente, además de retirar cualquier rastro de óxido.


Limpiando una barbacoa de hierro fundido

A la hora de limpiar una barbacoa de hierro fundido, hay que dedicarle un par de horas al proceso, para que quede impecable. Estos son los pasos que tendrás que seguir:

Materiales necesarios:

  • Un par de guantes
  • Una mascarilla
  • Vinagre
  • Cepillo con cerdas de acero
  • Cebolla (opcional)
  • Bicarbonato de sodio (opcional)
  • Patata (opcional)
  • Agua caliente

Comienza con la parrilla

Primero de todo vamos a comenzar limpiando la parrilla, a la cuál habrá que quitarle la grasa y el óxido que se haya podido formar durante el cocinado. Así que, sigue estos pasos:

Para retirar la grasa, calienta la barbacoa como si fueras a usarla para cocinar, y deja que en la parrilla se queme la grasa restante (para ello puedes usar las brasas que sobren tras el cocinado).

Ya caliente, utiliza un cepillo con cerdas de acero, lo que ayudará a retirar los restos de óxido, teniendo mucho cuidado con el desprendimiento de las cerdas.

Utiliza vinagre para rociarlo en las rejillas de la parrilla, asegurándote de que remueves todo el óxido. Luego pasa un trapo húmedo en los restos de la mezcla del vinagre y el óxido, para retirar cualquier resto que haya podido quedar pegado.

En el caso de que veas que cuesta retirar los restos, puedes usar un poco de bicarbonato de sodio, rociándolo en la zona afectada y dejándola expuesta al calor, para que haga su efecto. Otro pequeño truco podría ser el uso de la cebolla, dejando unas rodajas sobre la parrilla y esperar a que el jugo de la cebolla despegue los restos de alimentos y de óxido.

Lo siguiente es limpiar la barbacoa

Mientras la parrilla se seca, hay que hacerse cargo de la barbacoa. Esto lleva algo más de trabajo, y por seguridad, deberías ponerte unos guantes y una mascarilla.

Lo primero de todo va a ser enjuagar la barbacoa con agua caliente, llenando por lo menos la mitad de la barbacoa. Esto ayudará a que los residuos grandes de la comida se despeguen. Solo tienes que enjuagarla una sola vez, estando el agua bien hervida.

Aprovechando que el agua está caliente en la barbacoa, utiliza una espátula ancha para despegar los restos de los alimentos del fondo y los lados de la barbacoa. Una vez despegados todos los restos, echa el agua a un cubo para luego echarla por el inodoro.

Seguidamente, procede a humedecer unas toallas de papel y limpia la superficie de tu barbacoa. Notarás como la toalla de papel se va impregnando de una capa oscura, eso es que la estás limpiando bien.

Ahora, aplicarás una capa de grasa, utilizando aceite vegetal, con un rociador en spray. Utiliza un paño o una servilleta para restregar bien esta capa, y así tendrás tu barbacoa lista.

Truco casero para limpiar la barbacoa de hierro fundido

Al igual que con la parrilla, la barbacoa también se puede limpiar utilizando algunos trucos caseros. Por ejemplo, utilizando una patata. Corta unas patatas por la mitad, y las colocas sobre las zonas afectadas por el óxido.

Añade un poco de bicarbonato de sodio a la base de la patata, generando una capa fina de bicarbonato. Procede a restregar por las zonas afectadas, y notarás como el óxido se va retirando levemente.

Luego solo tienes que usar un paño húmedo para retirar los restos de bicarbonato de sodio o remojar la barbacoa con agua para tirar lo que ha sobrado.

¿Si la barbacoa de hierro fundido está en muy mal estado que debemos hacer?

¿cómo puedes restaurarla?

Si eres una persona descuidada, seguramente te acabes encontrando con que tu barbacoa se encuentra en muy mal estado cuando la quieras volver a usar. Por culpa del óxido o con restos de comida muy pegada.

En estos casos, ¿qué puedes hacer? Pues un proceso que se conoce como “curación de la barbacoa”, en la que con unos pasos puedes conseguir que quede casi como nueva.

Pasos a seguir:

Para comenzar con el proceso, retira la parrilla de la barbacoa.

La vas a limpiar con jabón para lavavajillas, con una esponja y trapo, con el fin de retirar todos los residuos. Si tienen mucho tiempo, utiliza un cepillo para acero y luego un cepillo de alambre, para quitar cualquier resto de costra de alimento.

A continuación, aplica una capa de grasa derretida, utilizando mantequilla o aceite vegetal.

Cubre la parrilla con papel de aluminio. Luego la dejas al sol, para que la grasa gotee y se deshaga de todos los restos durante unos 30 minutos (para hacer esto es mejor que sea verano).

Retira el papel de aluminio, aplica otra capa de grasa y vuelve a cubrir con papel de aluminio.

Repite el proceso de nuevo.

Enjuaga la parrilla en un barreño con agua caliente y ya la tendrás como nueva.


¿Qué se puede hacer para curar la barbacoa?

Lo cierto es que, para curar una barbacoa de hierro fundido en mal estado, hay que hacer casi lo mismo que cuando se hace una limpieza general, solo que insistiendo más.

En este caso, el agua tiene que haber hervido durante unos 5 minutos, para que con un cepillo de acero, y luego uno de alambre, se puedan despegar todos los restos de brasa y comida carbonizada que hayan en la barbacoa.

Al igual que con la parrilla, se le debe aplicar una capa de gras ay dejar actuar al sol, al menos dos veces. No solo se tiene porque utilizar aceite vegetal, se puede recurrir a la mantequilla, para que despegue los restos más sujetos a la pared.

Lo que si que hay que hacer tras limpiarla, es aplicar una capa de un producto para hierro fundido. Esto ayuda a que tenga mejor color, y no parezca tan deteriorada. El problema al usar este producto, es que no podrás usar la barbacoa hasta pasados algunos días.

Recomendaciones a la hora de limpiar una barbacoa de hierro fundido

Cuando quieras limpiar la barbacoa de hierro fundido de tu casa, es recomendable que sigas estos consejos:

Siempre usa guantes y mascarilla, aunque no vayas a utilizar productos tóxicos. Es mejor trabajar con seguridad que con miedo a que te puedas quemar o inhalar algo tóxico.

No uses productos que usarías para limpiar una sartén o producto para lavavajillas. Esto no sirve para limpiar las barbacoas de hierro fundido.

Cuando cocines con la barbacoa, si quieres tener que evitarte problemas a la hora de limpiarla, evita los carburantes líquidos. Aunque ayudan a que las barbacoas se enciendan antes, luego cuesta más de limpiar.

Al retirar la ceniza, no tienes porque deshacerte de ella. La ceniza es muy buena para el cultivo, e incluso se utiliza en ocasiones como un truco casero para limpiar barbacoas en mal estado.

Antes de comenzar a limpiar la barbacoa, llévala fuera. No la limpies dentro de un garaje o un entorno cerrado. Es mejor estar al aire libre.

Limpia la parrilla y la barbacoa por separado. No es lo mismo quitarle la grasa a la parrilla que a la barbacoa.

Lo ideal sería que la barbacoa pudiera desmontarse, para poder ocuparte únicamente de la zona de las brasas por separado. Además, es bueno hacerle una revisión a las piezas de vez en cuando, limpiándolas bien al menos una vez al año.

Puede que la barbacoa de hierro fundido que compraste pueda soportar los cambios ambientales, pero ello no significa que sea bueno que esté todo el tiempo al aire libre. Sino la vas a usar, compra una cobertura para barbacoas o desmóntala para guardarla en la caja, hasta que tengas que volver a usarla.

¡Tus invitados te van a llenar de elogio con esta receta!

Cuando tenemos invitados en casa es genial tener varias salsas para acompañar tu obra de arte como máster parrillero, puede que te interesen también estas recetas de salsas barbacoa caseras que puedes hacer de forma fácil y rápido:

Tal vez te interese la receta de la Parrillada Argentina Original y las siguientes salsas:

Salsa Barbacoa Con Miel

Salsa Barbacoa Con Coca Cola

Salsa Casera Para Barbacoa Jack Daniel’s,

Y muchas más recetas de BBQ!

Comparte este articulo en tus redes sociales Facebook, Twitter y WhatsApp con tus amigos y familiares para que la próxima vez que te inviten a sus parrilladas la experiencia sea superior!

Síguenos en nuestras redes sociales Instagram, Facebook, Twitter para que estés informado de más recetas como esta!

Aquí te mostramos donde puedes adquirir la mejores ofertas de utensilios de cocina de calidad:


NOTA: BBQandSauces podría obtener una parte de las ganancias y/o compensaciones diferentes de los links que encuentras en esta página. Esperamos que te hayan gustado los productos. Válidas hasta agotar existencias y los precios pueden variar en la plataforma.  

Resumen
Nombre del artículo
Cómo Limpiar Correctamente Una Barbacoa de Hierro Fundido
Descripción
Te mosteamos todos los trucos para que limpies y restaurar tu parrilla de hierro fundido.
Autor
Publisher Name
BBQ and Sauces